Oraciones compuestas: clasificación, nexos, función...

oraciones compuestas

Cuando hablamos de oraciones compuestas es necesario diferenciar oración de proposición. Una oración es el fragmento de texto entre dos puntos o entre el inicio de un párrafo y un punto, por lo que puede tener uno o varios verbos. Cada uno de esos verbos, con sus complementos y su sujeto (si lo tiene) forma una proposición. Por lo tanto, una proposición es el conjunto de palabras que se organiza en torno a un verbo.

Pasos a seguir

Para analizar una oración compuesta, es decir, aquella oración que tiene más de un verbo, seguimos los siguientes pasos:
1. Subrayar los verbos.
2. Buscar nexos y rodearlos en un círculo.
3. Separar las proposiciones señalando desde su inicio hasta el final.
4. Establecer la relación que existe entre las proposiciones.
5. Analizar cada proposición.

Tipos de relaciones entre las proposiciones:

Yuxtapuestas

No tienen nexo, se sitúan una al lado de la otra. Los signos de puntuación pueden actuar como nexo: Elegiste ese viaje, no te arrepientas/ Me dijo: sé paciente.

Coordinadas

Las dos proposiciones tienen la misma importancia. Se localizan a través de su nexo:
  • Copulativas: y, e, ni, ni... ni, además de que. Juan estudia y su hermana juega
  • Adversativas: pero, mas, sino. Juan estudia, pero mañana no tiene examen.
  • Disyuntivas: o, u, o... o, o bien... o bien. O bien estudia, o bien trabaja.
  • Explicativas: es decir (que), o sea (que), esto es (que), o lo que es lo mismo (que), o mejor dicho. Juan estudia, esto es, se esfuerza a diario.
  • Distributivas: ya... ya, tan pronto... como. Juan aprobará tan pronto como estudie.


Subordinadas

Una proposición subordinada sustituye a un sintagma nominal, adjetival o adverbial y, por lo tanto, hay tres tipos de subordinadas.

Proposiciones subordinadas adjetivas

Sustituyen a un sintagma adjetival. Vienen introducidas por un relativo y complementan a un nombre, un antecedente de cuyo Sintagma Nominal salen. Ejercen de Complemento del Nombre.

El relativo puede tener tres categorías distintas:
Pronombre: que, el que, el cual, quien, cuanto.
Determinante: cuyo, cuya, cuyos, cuyas.
Adverbio: donde/adonde, cuando, como.

Proposiciones subordinadas sustantivas

En este caso, la proposición sustituye a un Sintagma Nominal y puede realizar sus funciones. Por lo tanto, se puede sustituir por una persona o una cosa. Esta prueba de sustitución suele ser el mejor método para detectar una proposición subordinada sustantiva. Normalmente, lleva una conjunción que hace de nexo y que no tiene otra función que unir. Los nexos más habituales son que y si.

La función que puede ejercer esta proposición subordinada sustantiva puede ser:


Proposiciones subordinadas adjetivas sustantivadas

Este tipo de proposición funciona como subordinada sustantiva, por lo que se pueden sustituir por una persona o una cosa, pero vienen introducidas por los pronombres relativos: el que, la que, lo que, los que, las que, quien, quienes, cuanto, cuanta, cuantos, cuantos. Sin embargo, no tienen antecedente. Avisa a quienes conoces./ Los que olvidan las leyes fracasan.

Proposiciones subordinadas adverbiales

Se recomienda localizarlas por descarte y por el nexo. Tienen función de complemento circunstancial pudiendo ser de:
  • Tiempo: Mis padres se fueron cuando acabó la fiesta.
  • Modo: Contesté como tú me pediste.
  • Lugar: Escóndete donde no te vea.
  • Comparativa: Te encuentro tan joven como me habían dicho.
  • Consecutivas: He estudiado, luego aprobaré.
  • Causales: He comprado un pincel porque lo necesitaba.
  • Concesivas: Aunque no me han invitado iré a su fiesta.
  • Condicionales: Si nieva no iremos a tu casa.
  • Finales: Le contó una mentira para que se tranquilizase.
Para dominar el análisis sintáctico de las oraciones compuestas es preciso conocer la sintaxis simple partiendo por los grupos de palabras y conociendo todos los tipos de complementos. Pero sobre todo, como más se aprende es practicando y analizando oraciones.